Preceptores: el nexo clave del día a día

Los preceptores y preceptoras del IES tienen experiencia, están capacitados, estudian, se forman, formulan proyectos, y una de las fortalezas más grandes que tienen como grupo es el trabajo en equipo. Y yo junto a ellos, así integrados, preparamos, ideamos, siempre pensando en mejorar, en superar lo que se hizo antes.
De pronto, a poco de comenzar, nos sorprendió algo que nunca antes había pasado. El coronavirus se adueñó de nuestras vidas, de nuestro tiempo, de nuestros espacios, de todo lo nuestro. Dejamos de asistir a la escuela, dejamos de tener un horario de trabajo, dejamos de trabajar de lunes a viernes, para comenzar a transitar una modalidad diferente, estar en contacto con nuestros alumnos y alumnas a través de un teléfono o de una computadora, pero en ese dejar de asistir, nunca dejamos de hacer. Y empezamos a familiarizarnos con el concepto de “distanciamiento social obligatorio”.

¿Cómo hacen los preceptores y preceptoras para trabajar con ese distanciamiento social? Precisamente ellos que tienen una sensibilidad tan especial para detectar en sus alumnas y alumnos los estados de ánimo, las dificultades. Son especialistas en saber qué le pasa a cada uno, que necesita, en qué se los puede ayudar. Hablan con ellos, con los padres, con los docentes, con las profesionales del Equipo De Orientación. ¿Y ahora?
Ahora, en época de cuarentena hacen lo mismo, a la distancia. Hacen su trabajo de siempre pero el distanciamiento social significa además trabajar sin horarios, sin fines de semana o feriados. Significa estar siempre dispuestos a la ayuda que necesitan sus alumnos, a la palabra de aliento que les permita continuar en estos momentos de tanta incertidumbre. Significa estar dispuestos a la escucha de las innumerables dificultades que atraviesan no solo nuestros alumnos y alumnas, sino también sus familias. Significa responder a los reclamos, algunas veces entendibles, y otras veces no tanto.

Los preceptores y preceptoras del IES, trabajan, trabajan y trabajan, no solamente con los alumnos, también con los padres, con los docentes, con el equipo directivo. Todos estamos aprendiendo, la distancia no era lo nuestro hasta que el covid 19 nos golpeó de la peor manera, impidiendo que nos veamos a la cara, que estemos cerca.
Teléfonos al rojo vivo, mensajes de WhatsApp de a cientos, computadoras llenas de archivos de trabajos prácticos, planes de trabajos virtuales domiciliarios. La escuela está en nuestras casas, todas las horas del día, mientras almorzamos o cenamos, mientras limpiamos o cocinamos, y hasta cuando estamos dormidos llegan mensajes de nuestros alumnos o de sus padres con alguna duda o inquietud: por este trabajo o por “¿cómo me comunico con la profe?”.

Pensar en el otro, utilizar todos los recursos de los que disponemos para ponerlos al servicio de nuestros estudiantes y de sus familias nos hace sentir bien, saber que transitamos estos momentos tan difíciles poniendo el corazón para que del otro lado del teléfono o de la compu no se sientan solos.
Por eso quiero decirles, estamos en nuestras casas, pero al lado de cada uno de los alumnos y alumnas que forman esta hermosa escuela que es el IES.
Ya vendrá el tiempo en que nos volvamos a ver.

.

Valentina Favalessa

“La cuarentena, ¡cuántas cosas nos va a dejar! En mi caso, muchos aprendizajes que había implementado en mis actividades y ahora me doy cuenta de que son de mucha más utilidad de lo que había pensado. Me di cuenta de que se mejoró la comunicación con los alumnos y con los profes. Tanto en WhatsApp como por correo electrónico, se explicita lo que se pretende lograr para que luego no haya lluvia de dudas y malos entendidos.
El compañerismo y la solidaridad están a la orden del día. Tal vez siempre es así, pero ahora se ve escrito.
Todo esto no reemplaza, de ninguna manera, el cara a cara, la mano tendida, el hombro y el abrazo justo, pero abre una puerta nueva a explorar. Lo que sí, debemos asegurarnos de que todos puedan acceder por distintas vías de comunicación para que la igualdad de oportunidades sea justa”.

.

Ariel Herrero

“En esta cuarentena los alumnos de 5° año se mostraron muy comprometidos con los trabajos realizados brindados por los docentes, con gestos solidarios en el grupo de WhatsApp. Al principio se generaron cuestionamientos por los excesivos textos y el alto contenido de algunos de ellos en alguna materia en particular. Los reacios a la lectura tuvieron que leer y las dudas fueron aclaradas por el docente. Se involucró a la familia como aporte para la realización de los trabajos, según comentarios de varios alumnos. Entre el docente y el preceptor siempre hubo una comunicación fluida y siempre se llegó rápidamente a una solución. La participación en el grupo fue diaria con preguntas de toda índole, incluso con preocupaciones por la realización del Viaje Educativo de 5° Año. Si hablamos de fortalezas recalcaría la relación humana de los alumnos, compañerismo y solidaridad, el trabajo en conjunto de docentes y preceptor, el trabajo en equipo con dirección, y el apoyo de las familias valorizando el trabajo y el esfuerzo de cada uno de nosotros, uniéndose padres y alumnos en nuestra lucha por mantener la escuela viva”. 

..
:

Mariel Álvarez

“Trabajamos con una situación especial, ya que tanto los niños como los papás son nuevos. Ni bien iniciado el año estábamos enseñando el manejo de la escuela, cómo manejarse en cada materia, cómo utilizar el sistema de la escuela, cómo ver sus calificaciones. Todo eso se lo tenemos que enseñar ahora, ya que no tenemos el contacto diario. Lo que se hizo es que cada preceptor forme un grupo de WhatsApp con su curso. Con los papás, los preceptores estamos en contacto de forma privada y a partir de ahí nos ponemos de acuerdo para que toda la información que llega de los docentes. A su vez, los chicos pueden contar con nuestra ayuda y con la del docente, al que pueden contactar vía mail. Hablamos con los papás, están de acuerdo con está modalidad, y los chicos entienden perfectamente. También trabajamos siempre con el gabinete psicopedagógico porque suele haber chicos que tienen informes por alguna adaptación en particular. Con esos chicos hemos trabajado de una manera especial en comunicación con los padres, con los profesionales que tienden al alumno, con los docentes de cada materia, con la psicopedagoga del curso. Todas las inquietudes de los chicos las vamos charlando, y así se lleva a cabo el trabajo día a día, llevando tranquilidad para que los chicos trabajen en sus casas. Tuvimos siempre el agradecimiento de los papás por estar permanente contacto con los chicos, y que los docentes siempre están dispuestos para contestarles las dudas”.

.
:

Diego Torres

“Ha sido bastante productivo en general por la buena comunicación con los alumnos al tener grupo de WhatsApp y correo electrónico, ya que permite estar en permanente contacto con ellos, hacerles llegar actividades y responder consultas que ellos hacían. Algo para destacar es la videoconferencia en Educación Tecnológica, que ha sido muy importante para ellos en cuanto a realizar trabajos y subirlos al aula virtual. Otro punto muy importante es la buena comunicación con los profesores que he tenido sobre todo vía WhatsApp”.

image_pdfimage_print