1° de mayo: Día Internacional del Trabajador y Día de la Constitución Nacional Argentina

Chicago está llena de fábricas. Hay fábricas hasta en pleno centro de la ciudad, en torno al edificio más alto del mundo. Chicago está llena de fábricas, Chicago está llena de obreros.
Al llegar al barrio de Haymarket, pido a mis amigos que me muestren el lugar donde fueron ahorcados, en 1886, aquellos obreros que el mundo entero saluda cada primero de mayo.
-Ha de ser por aquí-, me dicen. Pero nadie sabe.
Ninguna estatua se ha erigido en memoria de los mártires de Chicago en la ciudad de Chicago. Ni estatua, ni monolito, ni placa de bronce, ni nada.
El primero de mayo es el único día verdaderamente universal de la humanidad entera, el único día donde coinciden todas las historias y todas las geografías, todas las lenguas y las religiones y las culturas del mundo; pero en los Estados Unidos, el primero de mayo es un día cualquiera. Ese día, la gente trabaja normalmente, y nadie, o casi nadie, recuerda que los derechos de la clase obrera no han brotado de la oreja de una cabra, ni de la mano de Dios o del amo.
Tras la inútil exploración de Haymarket, mis amigos me llevan a conocer la mejor librería de la ciudad. Y allí, por pura casualidad, descubro un viejo cartel que está como esperándome, metido entre muchos otros carteles de cine y música rock.
El cartel reproduce un proverbio del África: Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias de cacería seguirán glorificando al cazador.
Eduardo Galeano (1940 – 2015)

.

Corría el año 1886 cuando obreros estadounidenses comenzaron a protestar y a reclamar por mejoras laborales. Aquello que inicialmente comenzó por un grupo de trabajadores, finalmente terminó en una huelga nacional sin precedentes.

El siguiente video nos ilustra sobre aquel momento histórico:

El Día Internacional del Trabajo se conmemora por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, siendo el 1° de mayo el día de reivindicación y homenaje a los Mártires de Chicago ejecutados en Estados Unidos por su participación en las jornadas de protesta y lucha –sobre todo– por una reducción en la jornada laboral, pasando de 14 a 8 horas diarias.
Argentina se suma a la conmemoración desde 1890 al llevarse a cabo el primer acto con participación de numerosos obreros. No obstante, no fue hasta mediados del siglo XX, cuando adquiere fuerza e importancia la fecha por las diversas celebraciones realizadas y reivindicaciones obreras alcanzadas.

.

En nuestro país, el 1° de mayo se conmemora también el Día de la Constitución Nacional Argentina por ser un 1° de mayo de 1853 el día de su sanción en la ciudad de Santa Fe, siendo la misma nuestra ley suprema. 

En ella, actualmente podemos encontrar el art. 14 bis, el que comienza diciendo: el trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes….
Nos preguntamos: ¿Cuáles son aquellos derechos que todo trabajador argentino debe conocer? Y dando respuesta a ello, encontramos ocho derechos fundamentales consagrados en nuestra Constitución Nacional.

1. Jornada laboral: la misma debe ser de 8 horas diarias y 48 semanales.
2. Sueldo y aguinaldos: cada trabajador además de su salario habitual tiene derecho a recibir lo que se conoce como aguinaldo, representando el mismo un salario adicional al año pagadero en dos partes.
3. Cobertura social: en caso de sufrir lesión por causa del trabajo tendrá cobertura y asistencia médica, medicación y licencia paga de ser necesario.
4. Aportes jubilatorios: con la finalidad de tener un respaldo económico al cumplir la edad establecida.
5. Licencia paga: son días de descanso pagos según antigüedad y se la conoce como descanso anual o vacaciones pagas.
6. Licencia por maternidad: buscando proteger a la mujer en período de gestación durante 45 días previos y 45 días posteriores al nacimiento.
7. Educación y capacitación: acceso a la formación continua.
8. Representación sindical: posibilidad de organizarse y participar libremente para negociar mejoras en los contratos de trabajo.

Cada 1° de mayo conmemoramos no solo el trabajo en general, sino los derechos adquiridos a partir de las sucesivas luchas para reivindicar nuestros derechos y la protección al trabajo. Defenderlos y mantenerlos no es solo una obligación como trabajadores, sino también un imperativo personal como miembros de una sociedad que gracias al trabajo diario se sostiene y lentamente intenta levantar la cabeza en un mundo que nos enseña día a día que jamás debemos bajar los brazos.

.

Bibliografía consultada:

  • Galeano, E. (1989). “La desmemoria/4”, en El libro de los abrazos, Siglo XXI de España Editores. SA. Madrid.
  • Ley Nº 24430/1853 y sus modificaciones, Constitución Nacional.
image_pdfimage_print