¿Qué es una leyenda? Alumnos explican esta forma de relato

Es sabido que en el ámbito de estudio el texto expositivo es el tipo textual predominante. Es por ello que durante la primera etapa del año en la asignatura “Lengua y Literatura”,  3° año D lo abordó como parte de los contenidos seleccionados para el presente ciclo lectivo. Para comenzar se realizó un recorrido que desplegó características, estructuras, recursos y formas de organización expositivas. Luego, se profundizó en la producción escrita de un texto expositivo. La propuesta implicó la escritura colaborativa (grupal) y el tema debía abordar algún contenido de la asignatura (del año en curso o de años anteriores). De esta forma, cada uno de los grupos desarrolló los quehaceres del estudiante escritor para producir contenido original sobre distintos temas. En oportunidad acercamos una de las producciones, llevada a cabo por los alumnos Lautaro Bermúdez, Joaquín Giménez, Enzo Soilán y Lucas Cledón.

La Leyenda

Desde siempre las personas han tenido la necesidad de contar historias. Narraciones con las que intentan dar explicación, desde su punto de vista, a un mundo enorme y desconocido, o a fenómenos que escapan a su perspectiva. Algunos de estos relatos, que tienen su origen en esa necesidad humana de contar historias son las leyendas, narraciones que se encargan de realizar la transmisión cultural de una generación a la siguiente y siempre muy relacionadas con el modo particular de vivir de la comunidad.

De esta forma, se define la leyenda como un relato de origen oral, popular y local, sobre supuestos eventos pasados o lejanos, que se transmite de generación en generación y que explican el origen de algo. Historias centradas en eventos mágicos o sobrenaturales, cuyos personajes son personas, plantas, animales o cualquier elemento natural. Su tiempo es relativamente determinado y el lugar se puede deducir por las descripciones o datos del relato. En algunas situaciones desarrollan contenido aleccionador o advertencias más o menos explícitas, y casi siempre tienen un final moralizante.

Características:

  • Su origen: oral, generalmente, previo a las escrituras. Se transmite de generación en generación. Nacen a partir de eventos probablemente reales (o posibles) que con el pasar del tiempo van acumulando un contenido mágico o simbólico. Al deformarse adquieren cierto énfasis moralizante (pedagógico).
  • Su función: transmitir determinadas enseñanzas de vida a las generaciones venideras, como también dar a conocer la cultura de la comunidad en cuestión.
  • Su contexto: generalmente, en las leyendas se incluyen detalles de la geografía local, el ámbito donde acontecen los sucesos, se puede reconocer por la mención de los habitantes de la zona (los tobas, los mapuches) y por sus costumbres. En cuanto a la época, los hechos legendarios se sitúan en un momento histórico identificable, por ejemplo, antes de la llegada de los españoles a América.
  • Sus personajes: Los personajes pueden ser simples mortales (aunque algunos de ellos pueda sufrir transformaciones) y en menor medida, dioses
  • Su autor: como proviene de la oralidad, no suelen tener un autor específico, es de propiedad colectiva de la humanidad. No obstante, los escritores son quienes plasman por escrito distintas versiones de una misma leyenda.

Clasificación de las leyendas :

  • Rurales. Provenientes de las épocas feudales, o bien de contextos rurales (del campo). Están muy vinculadas al folklore y a la tradición del lugar. Por ejemplo, Leyenda del Cerro de los Siete Colores, La Flor del Ceibo, Las Cataratas del Iguazú, La Flor del Irupé, etc.
  • Urbanas. Aquellas que se gestan dentro de las ciudades y pertenecen a un imaginario más bien moderno, industrializado. Tal son las leyendas de El origen del nombre de La Boca, El ahorcado de Chacarita, El crecimiento de las casas, etc.  

Algunas pueden ser clasificadas en más de un grupo, ya que por su temática abordan más de un tema. Las leyendas, con su origen en la palabra y transmitidas de generación en generación a través del registro oral, son formas de relato de profunda importancia antropológica, ya que le han brindado al ser humano desde tiempos inmemoriales una forma de explicarse fenómenos naturales que lo impresionaba o intrigaban. Acceder a las leyendas, su lectura y comprender su naturaleza, es acceder a un saber colectivo, nadie es dueño de ellas y todos pueden poseerlas de igual manera, aunque cada uno al transmitirla pueda agregarle o restarle partes, elementos o detalles; su esencia original se mantiene, permitiendo conocer la cultura de la comunidad en la que se gestó.


Bibliografía:

image_pdfimage_print