Ni Una Menos Carlos Paz: el colectivo local que mantiene la lucha viva

En 2015, la trágica realidad de Argentina empujó a las mujeres a la calle bajo la consigna “Ni Una Menos”. Ese enunciado, que encontró una gran repercusión en redes sociales, se sigue repitiendo hasta el día de hoy, ante cifras y casos que no dejan de alarmas a los argentinos.

Para reflexionar sobre una fecha con un claro compromiso político, contamos con la palabra de Melina Dahlquist, ex alumna del IES de la promoción 2013, que se sumó al colectivo organizado en Villa Carlos Paz. Actualmente Melina estudia la Licenciatura en Comunicación Social (UNC), lo que vuelve todavía más relevante su lectura de la actualidad. Melina recuerda el caso particular de la ciudad en 2015, ya que fue marcado por la violencia que denuncia el colectivo: “En ese año tuvimos que contar, lamentablemente, con los feminicidios de Andrea Castana e Ingrid Vidosa. Creo que esto fue, entre otras cosas, lo que llevó a muchas/es compañeras/es a comenzar a reunirse y organizar la asamblea: Ni Una Menos Carlos Paz. A mi modo de ver, en ocasiones el dolor se puede transformar en un dolor colectivo que nos lleva a construir cosas para ser mejores. Por ejemplo, el dolor se puede transformar en lucha colectiva”.

Melina Dahlquist

Además de una presencia fuerte en las calles, el colectivo que integró Melina realizó otro tipo de intervenciones, con el mismo peso social: “De allí devienen convocatorias muy importantes que se fueron dando a lo largo de todos estos años: acompañamiento a víctimas de violencia de género, encuentros regionales que nos permiten debatir sobre las necesidades y problemáticas comunes de las mujeres y disidencias de Punilla. También hubo acciones en torno a la legalización y despenalización del aborto, en base a una reclamo por la autonomía en las decisiones sobre nuestros cuerpos”.

En los últimos años, reconoce Melina, se da una fuerte convocatoria también cada 8 de marzo por el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Esta fecha sigue siendo una de las acciones más fuertes del colectivo, junto el reclamo de “Justicia por Andrea Castana”, ya que todavía hoy el caso permanece impune.    

Para precisar el funcionamiento del colectivo Ni Una Menos Carlos Paz, Melina convocó a Lucía Turati, docente e integrante del movimiento. Las actividades que realizan se dirigen a mantener asambleas con constancia para informarse sobre hechos locales y fuera de la región. Además, es un espacio para compartir posturas, proponer acciones específicas, y debatir temáticas de interés para el feminismo, que las interpelan y les piden compromiso colectivo. El mensaje de Lucía a la comunidad es claro: “Estamos presentes y activas para recibir consultas de la zona, para acompañar o sugerir y que ninguna se sienta sola. Es importante la red entre colectivos diversos de Punilla, para amplificar las demandas y, cómo no, los logros”. Debido a la situación actual que impone la pandemia, las actividades del colectivo tuvieron que modificarse: “Nos reinventamos como todes. Las asambleas y los encuentros hoy día son virtuales. Cuando el contexto lo permitió, hicimos algunos encuentros al aire libre, con barbijo, alcohol y protocolo”, explica Lucía.

Lucía Turati

A la hora de reflexionar sobre un nuevo aniversario de la primera marcha de Ni Una Menos, Melina subraya la importancia de militar las causas urgentes a nivel social: “Es una tarea de todos los días, y que se debe ejercer en todos los ámbitos. En la casa, en el trabajo, con la familia, con amigos/as/es. Es necesario construir nuevas formas de relacionarnos, formas que erradiquen la violencia en todas sus formas, y en particular la violencia machista. Vivimos en un país donde una mujer es asesinada cada 29 horas. Por eso es necesario comprender que se trata de un problema social, e incluso global: el de la violencia de género”.

En la actualidad, la necesidad de reforzar las redes es todavía más fuerte. En tiempos de aislamiento, reflexiona Melina: “son las redes comunitarias las que nos sostienen”. En esta dirección, las redes sociales ofrecen una valiosa oportunidad para acercarse en la distancia.

image_pdfimage_print