Mirtha Makianich: un encuentro con una ex Directora del IES y reconocida poeta

La historia del IES se compone de muchas figuras que no solo se destacaron en la docencia, sino que además se destacan en otras disciplinas a nivel local. Tal es el caso de Mirtha Makianich, ex Directora del IES y del IFD, y poeta. Toda su carrera docente estuvo acompañada por esta inclinación artística, un interés que cultiva a diario especialmente como lectora. En esta oportunidad, conversamos con Makianich sobre su paso por el IES y sobre su trayectoria en las letras.

Los 70 años que cumple el IES se vislumbran no solo en documentos históricos, sino que también se manifiestan en las historias particulares que involucran a generaciones enteras. Lo primero que menciona Makianich al pensar en el IES es el peso que tuvo y tiene la escuela en su familia: “Mi nieto más chico está en 3° grado de la Escuela Primaria de Aplicación y su hermana, también mi nieta, en 5° año Orientación Ciencias Naturales en el IES. Mi nieta mayor egresó del IES hace tres años y está estudiando Bioquímica, y su hermana, otra de mis nietas, está en 5° año Orientación Ciencias Sociales”. Esta joven generación cuenta con padres que también fueron alumnos del IES: “Mi hija, mi hijo, mi yerno y mi nuera fueron al IES, lo que les brindó la posibilidad de convertirse en profesionales. Ese marco es el más valioso que me ha acompañado a mí”.

En tanto egresada como Perito Mercantil, Makianich se desempeñó en un primer momento como profesora de Estenografía, y fue con esa función que ingresó al IES. Tiempo después, estudió en la UNC, donde se recibió de Profesora y de Licenciada en Letras Modernas. Makianich es un caso especial dentro de la historia de los directores del IES, ya que desempeñó su cargo durante tres años (2000-2003), época en la que coincidió con su dirección en el IFD. Esta coincidencia de cargos responde a la organización de funciones de la época, pero le valió a la ex Directora un conocimiento muy rico de ambos niveles de enseñanza. Aunque, destaca, su trabajo como docente se desarrolló durante un período más extenso en el IFD.

De izquieda a derecha: Silvana Casalis, Marta Torres, Mirta Makianich, Nélida Besada de Pescetti, Norma Verdú, Delia Isella, Hugo Bergese y Edit Ingaramo

Al recordar sus años como docente y como Directora, Makianich no puede evitar evocar a quienes la acompañaron de diversas maneras en su carrera: “Me gustaría agradecer a Hugo Bergese y a Edit Ingaramo, que me ayudaron en el desempeño en el secundario, y a Alicia Bergamin, que siempre fue mi compañera en el IFD”. La llegada de Makianich al IES como docente de Estenografía contó con una rica experiencia previa, sobre todo como docente de distintas escuelas de gestión pública en nivel secundario. Luego de su paso por la UNC, realizó además algunas suplencias en el IES en la asignatura “Lengua y Literatura”.

El vínculo profesional y afectivo con el IES le permitió a Makianich reunir con los años algunas notas distintivas de la escuela: “El IES tiene la posibilidad de incluir gente con distinto pensamiento y distinta trayectoria. No era muy fácil, según la vida personal y las orientaciones de pensamiento religioso, entrar a otras escuelas de Villa Carlos Paz”. Parte de esas notas se ven reflejadas en cierto perfil general de los docentes que forman parte de la Institución: “Hay mucha diversidad en el cuerpo docente y justamente es eso lo que privilegio como distintivo. Mis nietos están teniendo una muy buena trayectoria a pesar de la pandemia y de las discrepancias que pueda haber. Mi nieta mayor, que es con la que más suelo hablar de estos temas, me comentaba de sus profesoras y por eso tengo los mejores conceptos. Creo que una gran decisión que tomó, la de estudiar Bioquímica, tuvo que ver con su formación en el IES”, manifiesta Makianich.

Todos estos años de trabajo se dieron a la par de las inquietudes artísticas, con importantes logros como poeta, entre los que se encuentran dos premios del Fondo Editorial de Villa Carlos Paz, charlas y conferencias. Evocando el mes del Día del Escritor, resulta interesante recuperar las palabras de Makianich sobre su trayectoria como poeta. A la hora de pensarse bajo esa categoría, menciona otra actividad fundamental que también trasladó a la docencia: la lectura. “Si me dicen qué se tiene que priorizar para todo, es la lectura. Leí siempre pero no pensaba en escribir, me gustaba mucho leer y estudiar. Casi a finales de los ‘80, publico mi primer libro de poesía. No tengo la posibilidad de ser narradora porque no puedo crear situaciones. En general, estoy hurgando alrededor del ombligo, lo cual no quiere decir que sea una elitista, a pesar de que la poesía es, en cierta forma, elitista. Mis intereses rozan todos los campos”, explica Makianich.

.

Manifiesto de dudas

Ese original que creíamos tener se esfumó. Muchos ayudaron.
Y la duda permanente fue la primera.

Del original pasamos a la realidad. (El orden, suele no ser fiel).
¡Ah, el orden, adónde nos podría llevar!)

Y aquí, con la realidad -digo-, las cosas fueron peores. Más complicaciones. Representaciones sí, representaciones no.

De identidad, ni hablar. Incontables deslizamientos: a mayor profundidad la caída, menos peso la identidad. Ningún peso.

Estoy tratando desesperadamente de hacer que el amor escape de este registro.

.

Extraído de “Prosaico” (2011).

Tal vez por esa diversidad de intereses, tal vez por mantener vivo el espíritu de estudiante, Makianich no se identifica rápidamente con la etiqueta de “escritora”, sino con la de “lectora”. De allí saca la inspiración para escribir, aunque no quedan exentas las situaciones que ha vivido: “Vuelvo mucho sobre mi madre y el campo, a lo mejor vuelvo con intensidades diferentes. Pienso mucho, ahora, en la muerte, pero como algo que tiene que llegar. Puedo, en el interín, seguir descubriéndome y descubrir a los que me rodean, pensar cómo han sido mis vínculos”. Para la ex Directora y poeta, escribir exige un diálogo no solo desde lo emotivo: “No puedo dejar de lado el pensamiento, que no me incluye solamente a mí, y ahí dejo cierto solipsismo. Quizás algo de lo que pueda decir le puede llegar a otro, le sirva o sea algo más general de lo que somos los seres humanos”. Actualmente Makianich satisface su curiosidad leyendo filosofía en relación con sus estudios literarios, y no deja de hacer cursos sobre cine, otra de sus pasiones.

La figura de Makianich como docente, ex Directora, madre de egresados y abuela de alumnos le aporta una mayor riqueza a la historia de la escuela. Que, además, se trate de una personalidad de la cultura, resulta un orgullo especial para el IES, que recuerda el papel destacado que tiene como institución educativa en la ciudad de Villa Carlos Paz.

image_pdfimage_print