Y ahora, ¿quién podrá defendernos?

El próximo 22 de agosto, las y los ciudadanos de Villa Carlos Paz elegiremos a las personas que integrarán la Defensoría del Pueblo para el periodo 2021-2025. En este sentido, es importante aclarar que si bien la Carta Orgánica Municipal (nuestro marco normativo local), define las elecciones locales para el último domingo de junio, el contexto de pandemia obligó al Concejo de Representantes (Poder Legislativo local) a redefinir la fecha de elección. Todo esto atravesado por discusiones con tintes electoralistas, donde el punto en discusión fue definir la fecha en cuestión. No se discutió tanto su postergación, como sí lo fue el hecho que las elecciones se realicen en agosto o en octubre. La propuesta del oficialismo es la que quedó firme.

La Defensoría del Pueblo es una institución definida en nuestra Carta Orgánica Municipal, y a diferencia de otros niveles del Estado, en nuestra ciudad la elegimos por el voto popular en elecciones democráticas. Esto significa que todas y todos los ciudadanos mayores de 16 años podrán (y para los mayores de 18 deberán) votar el próximo 22 de agosto. Pero, ¿qué función tiene esta institución?

Más allá de las discusiones sobre su efectivo funcionamiento y el análisis de experiencias pasadas (es una institución que apenas cuenta con ocho años de pleno funcionamiento), nuestra Carta Orgánica Municipal, en el CAPITULO III de los Organismos de Control, define a la Defensoría del Pueblo como un organismo independiente, que actúa con plena autonomía funcional, sin recibir instrucciones de otra autoridad. Su misión es la defensa y protección de los derechos humanos y demás derechos, garantías e intereses tutelados en la Constitución Nacional, Constitución Provincial, la Carta Orgánica, leyes y ordenanzas, ante hechos, actos u omisiones de la administración pública municipal. Supervisa la eficacia de la prestación de los servicios públicos y la aplicación de las ordenanzas y demás disposiciones. Es importante decir que la Defensoría del Pueblo es la única institución dentro de los Organismos de Control que se elige a mitad de mandato del Intendente/a, Concejales y Concejalas y del Tribunal de Cuentas. Esto quiere decir que las elecciones a intendente definen la composición de los Poderes e instituciones del Estado Municipal, la cual se mantiene durante los cuatro años del mandato del intendente o intendenta; mientras que la composición de la Defensoría del Pueblo se modifica habiendo transcurrido la mitad del periodo del Gobierno Municipal.

Siguiendo con este breve análisis, otra discusión relevante es la necesaria participación de los Partidos Políticos al momento de la elección. Si bien es clara la definición de la Defensoría como “una institución independiente”, nuestra Constitución Nacional solo habilita a los Partidos Políticos a presentar candidatos a cargos públicos electivos y en Villa Carlos Paz (como en el resto del país) esto debe respetarse. En este sentido, el próximo 22 de agosto, habrá cuatro fuerzas políticas disputando la Defensoría del Pueblo. Solo para mencionarlas, diremos que los partidos políticos Carlos Paz despierta y Unión Popular, y las alianzas Presente y Vecinos e Instituciones por la Defensoría estarán participando de las próximas elecciones.

Mucho se puede analizar del rol de cada candidato o candidata a esta institución y de los efectos que genera la Defensoría del Pueblo en nuestra ciudad. Lo cierto es que más allá de las valoraciones, el próximo 22 de agosto, Villa Carlos Paz elige funcionarios públicos que tienen deberes y obligaciones frente a la ciudadanía. No es menor que esta institución sea elegida por el voto de vecinas y vecinos, y este aspecto es el que debemos resaltar. Aquí algunas preguntas: ¿Cuántas personas están al tanto de que el próximo domingo 22 de agosto hay elecciones? ¿De quién es la responsabilidad de la difusión y convocatoria al acto eleccionario? ¿Quiénes ganan y quienes pierden cuando las personas no participan de las elecciones en particular y de la “política” en general?

El concepto de participación política se fue ampliando y en la actualidad tenemos muchos movimientos por fuera de lo institucional que hacen a la política: causas de igualdad género, diversidad, medio ambiente, etc. Pero si bien es cierto que vivimos en el marco de una democracia representativa, no es menos verdadero que, en los tiempos que corren, asistimos a una forma delegativa de nuestros derechos y deberes como ciudadanas y ciudadanos. ¿Por qué dejar todo en manos de “representantes”? Al vivir en sociedad somos seres políticos: la baja participación, la desinformación y el desinterés también son formas de actuar en política, las cuales siempre y en todos los casos benefician y perjudican a los distintos actores. Y vos, ¿a quién estas beneficiando o perjudicando cuando decidís no involucrarte en el espacio público? Ejercer nuestro pensamiento crítico es, al mismo tiempo, un derecho y un deber inalienable que tenemos como ciudadanos.

La próxima elección a Defensor del Pueblo en Villa Carlos Paz es una instancia clave para la participación política. En momentos de pandemia por COVID-19, en momentos donde lo importante es cuidarse y cuidar a quienes nos rodean, se nos presenta una situación de responsabilidad política y ciudadana. Nuestra forma de gobierno nos brinda herramientas y los momentos de elecciones son oportunidades. Como dijo el científico Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. ¿Entonces…?

image_pdfimage_print