“El IES en tu memoria”: el tribunal comparte su experiencia en el concurso de relatos

El concurso de relatos “El IES en tu memoria” fue una excelente ocasión para recuperar las huellas que el IES ha dejado en la vida de quienes formaron parte de él. Además, fue la oportunidad para que algunos docentes ejercieran el rol de jurados, para volcar su propia historia con la escuela desde un lugar diferente. Así es como resulta relevante recuperar las vivencias de las jurados que integraron el tribunal: Viviana Postay, Gabriela Rodríguez y Jimena Venturelli (en reemplazo del Prof. Nicolás González).

Durante varios días, incluso semanas, estas tres docentes se dedicaron a realizar una lectura minuciosa de más de ochenta relatos enviados, que diferían en estilo, en género y en extensión. El proceso de evaluación contó con la dificultad extra de evaluar producciones de autores de diferentes edades, dando por resultado a tres ganadoras: Ámbar Tulian, estudiante del Ciclo Básico, Valentina Torres, del Ciclo Orientado, y Diana Molinas, egresada de la promoción ‘76. Esta variedad fue también interesante desde el punto de vista de las jurados: “En el caso de los estudiantes, conocerlos a través de la escritura creativa es una experiencia que nos conecta con ellos desde un lugar más personal e íntimo. Es como si por un ratito nos abrieran la ventana de su mundo y nos dejaran ‘husmear’: lo que les sucede en los recreos, cómo viven las evaluaciones, cómo nos ven y de qué manera transitan su vida en la escuela”, explica Rodríguez. Venturelli, por su parte, subraya: “Pude conocer las vivencias de alumnos y alumnas de diversas generaciones. Me permitió ahondar más en las características de nuestra cultura institucional a través de sus protagonistas: alumnos y egresados”. Postay coincide con sus colegas en la particular riqueza de la experiencia, que le hace reflexionar desde su lugar en el Equipo Directivo: “Como Directora me acercó especialmente a los chicos y chicas que hoy cursan en nuestra escuela de una forma muy especial, me permitió conocer ‘de primera mano’ sus experiencias escolares más vívidas, algunas hermosas, otras no tanto, observando qué destacan, qué cosas son necesarias mejorar, qué temas los emocionan, es decir, cómo vivencian el día a día en esta institución maravillosa que es el IES”.

En todos los relatos presentados se hicieron presentes figuras destacadas de la historia del IES, a través de anécdotas que enriquecen la idea de “un IES que ya es mítico, un IES que está en el inconsciente colectivo de Carlos Paz”, como manifiesta Postay. Es por eso que los relatos presentados funcionaron a modo de ilustración de la manera en la que el IES queda en la memoria de quienes formar parte de él: “Es coincidente en todos los textos leídos la valoración a los docentes, los preceptores, el hecho de haber encontrado en el colegio un espacio de encuentro con sus pares, un lugar que permitió acoger la diversidad, encauzar las iniciativas y no silenciarlas, un lugar en el que se formaron, pero también crecieron sintiéndose parte”, señala Rodríguez. “Espacio de realización personal” es la expresión que utiliza Venturelli para sintetizar el lugar que ocupa el IES en los relatos, a la vez que añade: “Queda en la memoria como un lugar que permite vivir la adolescencia y la juventud rodeados de afectos y respeto por la culturas juveniles: desde el momento de la evaluación hasta el episodio de nuestra historia conocido como el ‘pantalonazo’”.

Cada uno de los textos ganadores reunieron características que los convirtieron en especiales y destacables. El texto de Tulián se destaca, según la lectura de Rodríguez, por ser “una escritura que abunda en frescura y humor, el ritmo narrativo se sostiene todo el relato y captura la esencia de un día escolar”. Para Postay, el texto de Torres invita a mirar desde un lugar diferente uno de los espacios esenciales de la actividad del IES: “Conmueve cómo una estudiante pone a la biblioteca como foco de sus afectos, como su refugio, en un contexto donde acostumbramos a decir muy livianamente que los adolescentes nada tienen que ver con los libros”. Además de las virtudes estrictamente literarias, Venturelli destaca en el texto de Molinas el valor histórico detrás de la anécdota: “Describe ese acontecimiento conocido como ‘pantalonazo’ que fue interesantísimo, ya que muestra los vínculos entre la cultura popular y el contexto nacional y las culturas nacionales”.

Este recorrido permite mostrar lo valioso que resultan estas instancias de concursos y convocatorias. Por un lado, acerca otras maneras de leer el legado del IES en las trayectorias individuales, mientras que por otro permite a quienes se desempeñan como jurado reflexionar sobre su propia labor como docentes y directivos. 

image_pdfimage_print