Encuentro con Silvia Huberman: una profesora de vanguardia que marcó la historia del cuerpo de Bastoneras del IES

La historia del IES está llena de personajes entusiastas y emprendedores, creativos y comprometidos, trabajadores y visionarios. La Profesora Silvia Huberman fue para esta escuela todo eso y mucho más. Conversamos con ella para recordar su propia historia en el IES entrelazada con su vida personal.

La Profe Silvia nació el 26 de abril de 1938 y al terminar su escuela secundaria estudió Educación Física en la ciudad de Córdoba. Se recibió en el año 1958 y al año siguiente, la Profesora Norma Verdú, directora de la entonces Escuela Normal, la convoca para trabajar en el IES como profesora de Educación Física de las alumnas mujeres, ya que el profesor Seisdedos enseñaba esta materia a los alumnos varones. Al principio sólo por dos horas semanales; con el tiempo, su carga horaria se completó a medida que el IES iba creciendo y la demanda aumentaba.

Desde el principio de su carrera profesional, esta inquieta profesora buscó innovar y hacer de la disciplina que enseñaba un espacio de aprendizaje atractivo y moderno en el que muchas veces desafiaba las convenciones sociales de la época. Desde pequeña había estudiado danzas clásicas, más tarde incursionó en las danzas modernas estudiando con profesionales de renombre en Buenos Aires. Todo lo que aprendía, ya que siempre se capacitó realizando cursos de perfeccionamiento en diferentes disciplinas, lo aplicaba a su práctica docente generando diferentes propuestas creativas y novedosas. 

La Prof. Huberman con sus alumnas

Una de sus tantas iniciativas, que con el tiempo se transformaría en un clásico, era la fiesta que organizaba a fin de año denominada “Fiesta de Educación Física”, en la que se realizaban demostraciones de gimnasia deportiva, gimnasia con ritmos musicales, malabares, danzas modernas, etc. Al percibir que le “faltaba algo” a esta fiesta para darle inicio, convoca a la Banda Musical del IES dirigida por el Prof. Silvio Román y a su bastonera, la Srta. Mercedes Olmos, a participar de la misma. De esta manera, la Banda y su bastonera se convierten en la presentación de apertura, no sólo de esta legendaria fiesta de fin de año sino, también, de todos los actos y fiestas patrias o encabezando los desfiles por el centro de la Villa. 

Palabras de Huberman en el 50° aniversario del Cuerpo de Bastoneras del IES

Con el tiempo, la Profesora Silvia comienza a preparar a algunas estudiantes para oficiar de acompañantes de la Banda del IES, como a aquellas primeras cuatro señoritas que lo hicieron con uniformes en blanco y azul, tocando los redoblantes. Al poco tiempo, organiza a un grupo de jóvenes alumnas para escoltar a la Banda organizando coreografías con el bastón y que más tarde se convertirían en nuestras Bastoneras del IES, las primeras bastoneras del país que dependían y representaban a una institución escolar. Al tiempo, la Banda Musical de la escuela ya no pudo acompañarlas, y entonces se hizo necesario organizar las coreografías con música grabada.

En su relato, la Profe rememora los momentos en que ella iba a observar desfiles y presentaciones para sacar ideas y relata cómo contacta al bastonero de la Policía de Córdoba para que viniera a Villa Carlos Paz a enseñar sus movimientos y malabares con el bastón al grupo de jóvenes que ella dirigía. También recuerda cuando la agencia de Deportes del Gobierno de la Provincia de Córdoba la premia por los esquemas deportivos que ella diseñaba y presentaba con sus alumnos, apelando a todos sus recursos y a lo que iba aprendiendo en los diferentes cursos y capacitaciones que realizaba de forma continua, porque para ella: “El docente que deja de aprender, empieza a dejar de enseñar”. 

Huberman con la Directora Norma Verdú

Durante esta entrevista, la creativa Profe Silvia cuenta que siempre vivió en la ciudad de Córdoba, por lo que venir a dictar sus clases a Villa Carlos Paz y al IES era muy sacrificado por las dificultades en el transporte y la cantidad de horas que estaba fuera de su hogar, pero nunca pensó en dejar de dar clases en el IES, porque para ella era muy satisfactorio lo que lograba y la manera en que eran bien recibidas sus propuestas, a veces algo alocadas y desafiantes. Trabajó 33 años en el IES, se jubiló a los 52 años dejando su huella imborrable y su marca personal en la escuela, y en especial en el grupo de bastoneras de la Institución.

Hoy, a sus 83 años, la profe Huberman sigue tan activa y vital como siempre, ella dice que el secreto es mantenerse en movimiento, por ello concurre varias veces a la semana al gimnasio de su hijo Sergio -profesor de Educación Física al igual que Nadia, su hermana- a cumplir con sus rutinas de ejercicios de gimnasia funcional. Respecto de su vocación y de la disciplina que enseñó tantos años, ella expresa que “la Educación Física es un complemento necesario para la formación integral del individuo, un todo: a través de ella se entrena la memoria, el equilibrio, la coordinación, la fuerza…”.

image_pdfimage_print