ESI e Historia: Valentino Torti y Agustín Moschitari escriben sobre el legado de las mujeres en la Antigua Grecia

La sanción de la ley de Educación Sexual Integral (N° 26.150) establece el derecho que tienen nuestros niños, niñas y adolescentes de recibir Educación Sexual Integral durante todos los años de escolarización obligatoria. Como lo sostiene la ley y refrenda nuestra proyecto institucional, la ESI excede ampliamente las nociones de genitalidad y relación sexual, vinculados a aspectos más biológicos. Siguiendo los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud, la sexualidad hace referencia a una dimensión fundamental del hecho de Ser Humano, pues se expresa en formas de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, actividades, prácticas, roles y relaciones. La sexualidad es resultado de la interacción entre factores biológicos, psicológicos, socioeconómicos, culturales, éticos, religiosos y espirituales.

En ese sentido, la Prof. Jimena Venturelli, desde el espacio curricular “Historia”, aborda la ESI a partir del rol que desempeñaron las mujeres en la historia, desde la antigüedad hasta nuestros días. En esta oportunidad queremos invitarlos a leer la producción de dos alumnos de 2° año A, Valentino Torti y Agustín Moschitari, que junto a la profesora estudiaron acerca del lugar que ocuparon las mujeres en la Antigua Grecia para responder a estas preguntas: ¿Qué estereotipos de género sufrieron las mujeres en la Antigua Grecia? ¿Qué cosas tenían prohibido hacer por el simple hecho de ser mujeres? ¿Qué papel desempeñaron los mitos en la Antigua Grecia para explicar la desigualdad de género? ¿Qué mujeres se destacaron en la historia? ¿Por qué? Para realizar una actividad similar -un abordaje de la ESI desde el aula y desde las clases de Historia en Particular- la docente recomienda la siguiente bibliografía:

  • Auffret, S. (2019). Historia del feminismo. De la antigüedad a nuestros días. Buenos Aires: El Ateneo.
  • Freijo, M. (2020). (Mal) Educadas. Buenos Aires: Planeta.

Gracia y sus mujeres en la antigüedad

Aspasia de Mileto

Por Valentino Torti

En la Grecia Antigua existía una diferenciación entre hombres y mujeres, lo cual marcaba una gran desigualdad entre ellos. Esta diferencia abarcaba a los derechos políticos, tanto como al ámbito del trabajo, estancia, ejercicio ciudadano y demás. Así que, mientras los hombres tenían el derecho a participar en la política, ir a la guerra, ser considerados ciudadanos, las mujeres poseían una menor cantidad de derechos. Ellas no podían contribuir en la política, ir a la guerra, ni siquiera podían participar en los lugares públicos o ser consideradas ciudadanas. Las mujeres solo eran capaces de establecerse en el gineceo, el cual era un lugar específico para mujeres donde se encargaban de realizar las tareas que se le otorgaban.

Este estereotipo se convirtió en algo muy popular, el cual se ve reflejado especialmente en Penélope y su historia mitológica. Este mito relata la vida de Penélope quién espera a su marido de la guerra, mientras ella teje en su hogar rechazando a todos los pretendientes que creen que su marido (Ulises) ha muerto. Luego de ciertos años de espera, su esposo vuelve y asesina a todos los pretendientes de su esposa.

Aunque existió una mujer que logró romper con el estereotipo: se llamaba Aspasia de Mileto. Era muy especial y completamente distinta al resto de las mujeres. Era pudo estudiar, ir y permanecer donde ella quisiera y con quien lo deseara.

En conclusión, se puede ver como como convivían hombres y mujeres en la Antigua Grecia y que existían estereotipos de género y diferenciaciones sociales, siendo en este caso la mujer la más perjudicada por todas las restricciones y privilegios que le quitaban.


La GineGrecia

Gineceo

Por Agustín Moschitari

La mujer en la Antigua Grecia Clásica cumplía un rol muy distinto al que cumplen ahora, ellas estaban excluidas de la ciudadanía. No podían cumplir roles dentro de la política, no participaban de las guerras, no podían asistir a las discusiones en el ágora ni a la Asamblea General. Todas esas eran tareas para el hombre, las mujeres cumplían tareas domésticas, criaban a sus hijos, tejían o hilaban. Todo esto lo realizaban en el gineceo, una habitación dentro de la casa reservado para las mujeres.

Un ejemplo de mujer que cumplía con el rol de estar encerradas, en el ámbito privado, es el mito de Penélope. Una mujer, cuyo marido va a la guerra y ella se queda tejiendo y destejiendo para engañar a sus nuevos pretendientes.

Por otro lado, una mujer que pudo participar un poco más en el ámbito público es el caso de Aspasia de Mileto. Ella, a diferencia de Penélope y la mayoría de las mujeres, sí pudo desenvolverse en el ámbito público: principalmente en la política.

Con esto podemos darnos cuenta que el rol de las mujeres evolucionó a lo largo de los años y ahora están mucho más incluidas en el ámbito público. Pueden votar, involucrarse en política, son consideradas como ciudadanas en igualdad con los hombres.

image_pdfimage_print