El sentimentalismo del gaucho. Reseña de “El gaucho Martín Fierro”, por Ateneas Uría

En el marco de la asignatura “Lengua y Literatura”, la profesora Marcela Pepe realizó con sus alumnos un estudio del Romanticismo en Argentina. Para ello, se propusieron lecturas de la poesía gauchesca, no sólo para identificar las características literarias específicas, sino fundamentalmente para reconocer los rasgos identitarios, históricos y coyunturales de la idiosincrasia nacional. Conociendo las raíces de los conflictos, se deberían poder encontrar soluciones a las dificultades del presente y el futuro.

Para poder identificar los rasgos fundantes de las características de la sociedad argentina, se realizó en el marco de la asignatura la lectura de fragmentos de “Facundo” de Domingo Faustino Sarmiento, “Santos Vega”, de Rafael Obligado y “El gaucho Martín Fierro”, de José Hernández. Una vez leídos y contextualizados los textos propuestos, se plantearon analogías y/o diferencias, para que posteriormente cada alumno escribiera sobre un aspecto particular en relación a lo abordado en clase.

En esta oportunidad, acercamos la producción de la alumna Ateneas Uría, en las que se revisan aspectos centrales de una de las obras más importantes de la literatura argentina.

Reseña de “El gaucho Martín Fierro”

Por Ateneas Uría (6°D)

Cuando uno lee un clásico o una de las lecturas obligatorias de clase tiende inmediatamente a juzgarla y perder el interés. Así me pasó con “El gaucho Martín Fierro”, ya que desde niña no quería saber nada de la obra.

Para mi sorpresa y consternación, a medida que ahondaba en la historia y las palabras cargadas de dolor y fortaleza de Fierro se me metían en la piel, la empatía se hizo imposible de controlar al leer la situación que el gaucho atravesaba. Haciendo su dolor como mío propio.

“Sangre para regar el campo de batalla”, los denigraba Sarmiento. Gente sin capacidad para razonar que no servía para nada más que eso. Sin embargo, el gaucho era más despierto que cualquiera. Si bien sus necesidades no se sustentaban en querer más dinero del que requerían para vivir, en tierras para trabajar o el derecho a votar, solamente pretendían que los dejaran en paz, ser libres y poder ver a sus hijos crecer, amar a su esposa sin temor de quedar cazados por caprichos políticos; sin temer amanecer sin nada.

Más allá de la variedad de temas que esta “novela” (como decía Borges) nos plantea, me ha llamado la atención la importancia que se le da al tema del amor. Les duele profundamente estar lejos de su hogar y su familia, piensan constantemente en su esposa rebasando lo sexual, es la necesidad de compañía, de recordar ser amados y comprendidos lo que parece impulsarlos. Me ha arrancado una sonrisa leer que añoran ser “mimados”. Creo que fue allí cuando esta historia me terminó por conquistar, este aspecto emotivo característico del Romanticismo.

La simpleza de las necesidades que se muestran en el libro me impresionaron. No esperaba que en la realidad del gaucho se incluyeran sus sentimientos en todo su esplendor, esperaba un personaje más serio y duro de roer. Un hombre simple que no quiere luchar por miedo a morir y por meros intereses egoístas.

Al contrario de mis especulaciones, en el “El gaucho Martín Fierro” hay dolor, tristeza, desesperación, amor y personajes bien desarrollados, cada quien con un carácter y posición firme. Creo que es un gran avance para la época teniendo en cuenta que eran reacios a tratar estos temas del sentimiento. El autor supo jugar bien sus cartas para convencer al lector de que el federalismo era el lado correcto en este mundo tocado por unitarios y federales.

Desnudó el corazón y la mente de un hombre tachado de salvaje y a cambio conquistó y conquista a día de hoy los corazones de miles de lectores.

image_pdfimage_print