Egresados del IES hoy: Valeria Schalbetter, moda y estilo con sello propio

El reencuentro de los ex alumnos del IES con su escuela es un momento que suele estar cargado de nostalgia, pero también de agradecimiento por las experiencias que fueron posibles durante la adolescencia. Revisitar el IES a través del recuerdo permite ver a quienes hoy lo integran la enorme huella que la escuela dejará en sus vidas. Valeria Schalbetter, diseñadora de moda, recuperó algunos de los momentos y figuras que formaron su personalidad, y que le permitieron ser hoy un nombre destacado en el mundo de la moda.

Valeria egresó en 2005, como Bachiller de Nivel Medio Orientado en Ciencias Sociales. A la hora de evocar sus años como estudiante, fácilmente despliega una lista de nombres, rostros y situaciones que hacen pensar en un hermoso tránsito y formación en el IES. En cuanto a experiencias, Valeria tiene muy frescos recuerdos del primer día de 1° año: “Fue todo tan nuevo en el patio, formando y cantando el himno, me sentía muy adulta con mi uniforme, que en esa época era un jumper a cuadros gris y cardigan rojo”. Años más tarde, como la mayoría de los estudiantes del IES, tuvo su viaje educativo, que fue otra fuente de aprendizajes y anécdotas: “Recuerdo mi viaje educativo a Tucumán, el primero que se hizo fue con nosotros. Fuimos con unos profes hermosos, Carina Cámara y Walter Gispert, entre otros. Fue un viaje increíble de tres días que siempre recordamos todos los compañeros del curso que aún seguimos en contacto”. Algunas asignaturas, sobre todo las que invitaban a salir de la rutina, tienen un rincón especial en la memoria: “Recuerdo también las clases de teatro en el último año, donde hicimos la obra ‘Mambrú se fue a la guerra”. Realmente esas clases sirvieron para ser un poco menos vergonzosos y divertirnos y reírnos de nosotros mismos. Hoy de grande lo aprecio mucho y no me arrepiento de todas las veces que hacíamos el ridículo con mis compañeras”.

En su lista de recuerdos, Valeria destaca los nombres de algunos profesores que para ella son inolvidables: “Amaba las clases de Historia con Nicolás González, las de Natalia Uanini y Viviana Postay, donde nadie pestañeaba y tomábamos apuntes a lo loco porque las evaluaciones eran difíciles. También me encantaban las clases de Martín Martínez, con sus orales; las del profe de música, Cristián Pagés, y el amor con el que nos trataba”. Pensando en todos sus profesores en general, Valeria subraya especialmente los valores que iban más allá de lo curricular: “Sin duda lo que más marcó mi paso por la secundaria fue la calidez de cada profe en su área, cómo nos trataban y los valores que, hoy de más grande, me doy cuenta que me dejaron”. La larga lista cierra con el nombre de las figuras más queridas en la historia del IES, que más de un egresado disfruta de recordar: “Uno de los que recuerdo con más cariño es el preceptor José Giménez. Tanto a mí como a mis hermanos nos cuidó a todos, pero siempre siendo súper cómplice con los adolescentes también, sabía cómo llevarnos y ordenarnos sin retarnos. Cuando le decíamos que teníamos hambre, nos compraba sándwiches o criollos en la cantina. Lo hacía con todos los alumnos, era así… tan bueno y el papá de todos”.

Luego de cumplida su formación en el IES, Valeria empezó a trabajar y a formarse en nivel superior: “Comencé a trabajar en un local de ropa y me anoté en la Universidad para hacer la carrera Relaciones Públicas, después de un año me di cuenta que no me gustaba y dejé”. Esa decisión fue más que necesaria, para que Valeria se diera cuenta dónde estaba puesto su verdadero interés: “Me di cuenta que quería estudiar algo relacionado con el arte, y me interesó la carrera de Diseño de Indumentaria. Me anoté, realicé una tecnicatura en el ISDA en Córdoba, y ya en el primer año de cursado empecé por cuenta propia mi marca de ropa”.

Esos primeros pasos en su carrera profesional fueron difíciles para Valeria, ya que se superpusieron con los últimos años de su carrera. A pesar de un periodo de ausencia, decidió retomar el estudio, y así fue como completó la Licenciatura en Diseño de Indumentaria y Textil en la Universidad De Morón.

Tener una marca propia no es tarea fácil, y Valeria, ya con años de experiencia, todavía recuerda esos primeros momentos: “Siempre te encontrás muy sólo y sin experiencia. Entonces es muy difícil confiar en uno mismo a la hora de arrancar porque te invaden los miedos y las inseguridades. Pero después con el tiempo te das cuenta que a medida que vas trabajando, vas aprendiendo cada vez más, y eso te va dando seguridad”. Sin dudar de que su interés principal era la moda, Valeria empezó dando pequeños pasos, que le permitieron instalar su marca en la actualidad. La historia de su carrera profesional, empieza con la ayuda de un amigo: “Comencé haciendo ropa urbana y vendiéndolo en el local de un amigo, luego por curiosa dije que sí a trabajos que estaban relacionados con el teatro y el vestuario, ya que en Carlos Paz es muy común este tipo de trabajos en temporada. Me fui a Buenos Aires a trabajar con un diseñador muy reconocido; luego trabajé con una modelo que conocí en una obra teatral acá en Carlos Paz, que estando en Buenos Aires me abrió muchas puertas laborales y pude hacer y trabajar con gente increíble en lugares soñados para todo diseñador”. Fue durante su estancia en Capital Federal que Valeria sintió el tironeo de la casa familiar y de sus raíces, y decidió regresar a Carlos Paz. Mientras trabajaba de docente en la Universidad de Morón donde estudió, siguió trabajando como diseñadora, orientándose en vestidos de fiesta bajo la firma ValSchalbetter.

Esa firma es el mayor logro de Valeria, que al día de hoy cuenta con un local comercial en Carlos Paz. A lo largo de ese gran recorrido, rico en experiencias y aprendizajes, Valeria descubrió lo que el IES le había aportado en formación: “Cuando empecé a estudiar Diseño, sobre todo en la licenciatura donde tenía ‘Psicología de la moda’ y materias con contenido sociológico, me di cuenta que había autores que ya los había estudiado en la secundaria con Viviana Postay, y creo que esas bases son imprescindibles cuando estás preparándote profesionalmente. Además, en mi especialidad, me enseñaron a trabajar mucho el análisis de textos, los pensamientos, para poder ver un poco más allá de lo que está escrito, que es muy interesante en mi punto de vista”.

A la hora de pensar en el futuro, Valeria saca a relucir nuevamente su creatividad. Hay muchos planes que la movilizan, pero el presente ya se lleva una parte importante de su tiempo: “Como toda artista, siempre estoy pensando muchas cosas a la vez y mirando hacia adelante. Pero por el momento estoy dedicada 100% al local comercial, a los vestidos a medida porque lleva mucho trabajo a mano, y a una bebe de 1 año que se lleva la mayor parte del tiempo”. Para después del verano, explica Valeria, tiene planes para realizar en Villa Carlos Paz, que por ahora deberá bastar con el suspenso: “Tengo algunas cosas en mente para trabajar en la ciudad, para las personas que se quieran interiorizar en esta área y vean que es un oficio tan antiguo pero que al día de hoy puede ser una muy buena fuente de trabajo”.

Valeria se convirtió en otro ejemplo de egresada que aprovechó las experiencias y conocimientos que le brindó su escuela para convertirse en una artista y en una profesional de la moda.

Nota de la editora:
Estimado lector: son tantos nuestros egresados que están haciendo cosas interesantes que seguramente nos vamos a olvidar de un montón de ellos. Si conocés a algún egresado del IES cuya historia pienses que valga la pena contar o si te parece que tu propia historia como egresado es valiosa para presentar en esta sección de Modo IES, no dudes en escribir a: larevistadelies@gmail.com.

image_pdfimage_print