Presentamos a Gabriela Robledo Achával, la nueva Representante Legal del IESS

A partir de diciembre de 2021, el IESS cuenta con una nueva Representante Legal, la Dra. Gabriela Robledo Achával. El rol que ocupa la letrada en la institución reviste una importancia fundamental, en tanto se ocupa de velar por los objetivos y la identidad que el IESS se propone. Además de ser el nexo fundamental con la DGIPE, la formación de Robledo Achával la convierte en un eslabón necesario para fortalecer las exigencias de una institución que ha sido y es punto de referencia de la educación en Villa Carlos Paz. En esta oportunidad, conocemos las motivaciones y los objetivos con los que la profesional se incorpora al IESS.

La formación académica de Robledo Achával es más que destacable. Además de ser abogada, realizó un Magister en Antropología Social, forma de un equipo de investigación en la Facultad de Filosofía y Humanidades (UNC), y es coordinadora académica de un posgrado en el Centro de Estudios Avanzados para la aplicación de derechos con perspectiva de género para quienes se desarrollen en el ámbito judicial.

Si bien tuvo la oportunidad de desempeñarse en educación impartiendo capacitaciones a nivel universitario, hasta el momento no había incursionado en gestión educativa. Al tomar conocimiento de la convocatoria del IESS, creyó oportuno acercarse a una institución con la que encuentra afinidad política e intelectual: “Me interesó esta institución en particular, porque tiene que ver con el reflejo de mis propios valores en relación a los valores democráticos, de Derechos Humanos, que entiendo que van tomando sentido en cada periodo histórico”. En ese sentido, Robledo Achával subraya los temas que le resultan de especial interés y sobre los que trabaja como investigadora: “Los valores y lo que trabajamos hoy en Derechos Humanos, por ejemplo, no son los mismos que hace veinte o treinta años. Hoy trabajamos más en relación contra la violencia de género, hacia las mujeres y disidencias sexuales, trabajamos Educación Sexual Integral, trabajamos otras cuestiones que están en la palestra actualmente. Sé que esta institución es no solo permeable sino muy activa en cuanto a esas temáticas”.

Según la mirada de Robledo Achával, el rol de Representante Legal resulta especialmente atractivo por ser eclético. Además de cumplir con responsabilidades de índole administrativa, su trabajo presenta un fuerte costado pedagógico: “El cargo tiene que ver con acompañar movimientos pedagógicos: acompañar, sostener, tratar de ampliar la currícula”. En este sentido, hay una pregunta que se vuelve recurrente en su rol: ¿cómo llevar los valores del IESS a la cotidianeidad y a la institucionalidad? Al intentar responder esta pregunta, reaparece como parte de su agenda de trabajo el poner en acción las prácticas necesarias para concientizar sobre los temas en los que se ha especializado: “Creo que una de las características de esta institución es el trabajar con consensos. Entonces mi misión, más que supervisar, es coordinar y articular con los diferentes equipos directivos, equipos docentes, administrativos, para trabajar en la sensibilización. Si bien hay algunas escuelas que están más adelantadas que otras, o se han interesado más que otras, la idea es poder hacer esa llegada, esa autorreflexión sobre violencia de género: primero autorreflexión, más que trabajar hacia el afuera”. La complejidad de este trabajo radica, entre otras cosas, en las diferencias que mantienen las seis escuelas que forman en IESS, debido a que responden a ritmos y a objetivos diferentes. Para Robledo Achával, se trata de “llegar a unos estándares comunes básicos para estar de acuerdo en qué entendemos por violencia de género, qué pensamos, cómo habría que sancionar. A partir de ahí, habrá que trabajar y consensuar qué tipo de herramienta el IESS se quiere dar a sí mismo para trabajar en contra de la violencia de género, que yo sé que es una preocupación que la tienen las diferentes escuelas. Mi rol es tomar esas preocupaciones preexistentes y formalizarlas”.

Metafóricamente, Robledo Achával se ve en algunas jornadas laborales como siendo una bombera, atendiendo las urgencias diarias, que a menudo involucran situaciones humanas y personales. Sin embargo, procura reservarse parte de esa dedicación a la conformación de un protocolo para la actuación en casos de violencia de género. Para ello, será necesaria una primera etapa de sensibilización para trabajar de manera horizontal y democráticamente. Luego, “con todo ese material de diagnóstico, trabajar con los equipos directivos, las psicopedagogas, para tener una herramienta para que quien así lo quiera pueda exponer su situación y tener una resolución justa, y que la otra persona tenga un derecho de defensa que lo acompañe durante todo el proceso”, precisa la Representante Legal.

En los pocos meses que lleva en su cargo, la abogada elaboró un diagnóstico preliminar del modo en que esas temáticas se viven en el IESS. Al respecto, Robledo Achával manifiesta: “Es una institución grande, entonces yo lo que he visto es que muchas de estas situaciones están invisibilizadas, no porque sea algo especial, sino por la naturaleza de las violencias: tienden a ser invisibilizadas”.  

En el caso particular del IES, Robledo Achával tuvo la oportunidad de interiorizarse en el trabajo realizado hasta el momento y reconoce una gran formación por parte del equipo directivo y docente en los temas de Educación Sexual Integral: “Creo que va a ser muy valiosa para poder articular con el resto de las escuelas. Me parece que el IES ha puesto el tema dentro de sus prioridades, y entonces creo que vamos a poder asociarnos muy bien para poder trabajar”.

Robledo Achával tiene mucho trabajo por delante. En sus apreciaciones sobre el IESS no deja de destacar la gran generosidad de las seis escuelas para trabajar de manera consensuada, con el propósito de sostener los intereses de la institución. Los objetivos que se propuso redundarán en un indiscutible crecimiento de los valores educativos.

image_pdfimage_print