Egresados del IES hoy: Germán Grosso Porciani, un Ingeniero Electrónico que recorrió el mundo

Hay muchas maneras en la que el IES pasa a formar parte fundamental de los estudiantes. A veces los vínculos personales se convierten en decisivos para el crecimiento individual, a veces la formación académica determina un camino a seguir. En el caso de Germán Grosso Porciani se unen ambos aspectos. Convertido en Ingeniero Electrónico, y con una vasta experiencia en las empresas más reconocidas del mundo, Germán evoca su paso por el IES como uno de sus periodos formativos más importantes.

Germán egresó del IES en 2003, como Bachiller con Orientación en Ciencias Naturales. Al venir de otra escuela, se encontró con el doble desafío de empezar la secundaria y de hacerlo en una escuela nueva y diferente. No todos sus años fueron sencillos, pero no por eso su historia con el IES carece de personas y momentos destacables. Uno de los recuerdos más memorables fue en 3° año, cuando formó parte del grupo que retomó el Centro de Estudiantes, que llevaba algunos años sin actividad: “Lo arrancamos con Bernardo Olmedo, otro de mis mejores amigos, y el Prof. Martín Martínez que nos empujó hacia eso. No fue sencillo, pero evidentemente es de las experiencias que te van formando, porque estaba claro en mi personalidad”, recuerda. Junto con su promoción, Germán también dejó una huella en ciertas innovaciones tecnológicas de la época. Por ejemplo, su promoción fue una de las primeras en hacer un acto con videos y proyectores, contando con la ayuda del Prof. Nicolás González: “Había que hacer un acto por el 9 de julio e hicimos un video editado por nosotros. En esa época no existía la edición de video. Y yo creo que es una de las cosas que más orgulloso me pone: poder haber llevado eso”. En esa misma línea, lo asalta el recuerdo de un trabajo realizado en el marco de un proyecto escolar: “En el año ‘99, en un proyecto de Tecnología, habíamos enseñado qué era internet, qué eran los mails, qué era el FTP. En el ‘99 nadie tenía internet en sus casas, no sé si dos o tres alumnos, y nosotros estábamos enseñando eso. Lo hicimos con Lucas Lencioni”.

En cada una de sus historias surgen los nombres de profesores y preceptores que dejaron una huella especial en su paso por el IES y en los aprendizajes que vendrían años después: “Son formadores de vida, no solamente formadores de asignaturas”, manifiesta, y agrega una lista de algunos docentes que quedaron en su recuerdo: “Martín Martínez, Nicolás González, Cristian Pagés eran muy buenos docentes. Lucrecia Cañas siempre fue una persona muy humilde, sin querer mostrar que su materia era la más importante, pero era una persona que daba su vida por explicar; no hubo mejor profesora de matemáticas que ella”. No solo el contenido sino también su modo de enseñanza fueron capitales para Germán a la hora de sus estudios universitarios: “El IES académicamente fue excelente, especialmente Matemáticas. Te preparaban al nivel que vos tenías que estar para entrar a la universidad. Ni un poco menos”.

Su paso por el IES fue para Germán decisivo también en cuento a su vocación. Al ingresar al IES estaba decidido a estudiar Derecho, pero las personas que conoció en la escuela lo hicieron cambiar de opinión: “En 1° año mi grupo de compañeros nuevos, Darío Gutiérrez, Mariano González y Fernando Murolo eran muy fanáticos del rally. Yo en esa época ni conocía el rally y ellos fueron los que me llevaron a conocer ese deporte, que fue lo que después me llevó, a partir de 2001, a trabajar en un emprendimiento en el que me fue muy bien con el grupo de Bernardo Olmedo y Pablo Nicoletti”. Ese emprendimiento consistió en una cobertura del rally a través de una página web en español e inglés: “Eso nos llevó a tener un contrato con una empresa de Inglaterra con apenas 15 años, que estuvo muy bueno”. Lejos de ser un mero pasatiempo, ese emprendimiento lo llevó a estudiar Ingeniería Electrónica, sin dejar el mundo del rally.

Así fue como una vez finalizados sus estudios de nivel secundario ingresó en la carrera de Ingeniería Electrónica en el IUA. Debido a cuestiones de salud, perdió un año de cursado. Sin embargo, eso no impidió que un año después obtuviera una beca al mérito franco-argentina, que seleccionaba a los treinta mejores promedios del país que estaban en 4° año. Su formación siguió en Francia, en la carrea de Ingeniería Informática Industrial, para continuar con un Máster en Sistemas Embebidos, y con otra beca al mérito franco-italiana. Al finalizar esa etapa de formación, tuvo que tomar la decisión de seguir en Europa o regresar a Argentina. Sus planes laborales no resultaron como esperaba y decidió regresar su país para empezar a trabajar en 2011 en Motorola. Mientras tanto, su amor por el rally no perdió fuerza. En 2004 deja el emprendimiento y entra a trabajar en la organización del rally Argentina hasta 2009, que fue cuando viajó a Francia.

Para trabajar para Motorola se instaló en Tierra del Fuego, y aprovechó la ocasión para saldar una deuda personal y desempeñarse como docente en la carrera de Ingeniería Industrial en la UTN, y en un colegio secundario bilingüe. La docencia fue casi como cumplir un destino familiar: “Coca, mi abuela, fue directora de educación, fue la que fundó el CENMA en Carlos Paz. Mi mamá, Alejandra Porciani, fue profesora y vicedirectora del Carande Carro, profesora del IES. Y mi hermano, Augusto Grosso Porciani, es actualmente profesor del IES”. Para Germán fue un gran esfuerzo cumplir con todas las exigencias de sus trabajos, pero no quiso en ningún momento dejar la docencia: “Siempre sentí que le debía un poco a la Argentina en términos de educación, por las becas, por la educación que tuve. Ya sea la universidad en Córdoba, el IES, un poco de todo, y el compromiso de mi familia”.

Trabajar como gerente de ingeniería para una empresa como Motorola le exigió aprender idiomas y a acostumbrarse a viajar por el mundo: Brasil, Estados Unidos, China, quedándose hasta varios meses en cada lugar. Tiempo después volvió a vivir a Córdoba, donde tuvo la oportunidad de entrar a trabajar en Renault y tener a su cargo un grupo de ingenieros que le aportaron importantes aprendizajes: “Considero que a los profesionales no lo podés calificar solamente por la educación, el recorrido académico, sino por el potencial que tienen”, subraya. Además Realizó un MBA becado en un 60% por Renault, momento en el que se separa un poco de la ingeniería: “Una de las cosas que digo (por lo menos que me sirvió a mí, no quiero que todos los ingenieros lo tomen) es que para crecer en las empresas grandes uno tiene que alejarse de lo técnico, lamentablemente. A veces es el amor por lo técnico lo que te lleva a ser ingeniero, pero para crecer en una empresa muchas veces tenés que salirte”.

Después de incursionar en varias áreas que lo llevaron a ganar más experiencia en gestión, Germán se instaló en Suiza donde pudo seguir creciendo profesionalmente hasta la actualidad: “Me daban la posibilidad de tener un cargo gerencial, de manejarme en francés y de aprender alemán. Trabajo en gerencia de productos, para una empresa que está en 40 países”. Esta empresa se dedica a fabricar varios productos para medir el consumo de energía, tanto para calefacción como para refrigeración, lo que resulta más que relevante para reducir el impacto ambiental.

En Suiza

Seguir la carrera de Germán es ver cómo resulta posible conocer el mundo a través de una profesión, siguiendo el entusiasmo por formarse, tanto académicamente como en experiencias: “La multiculturalidad se ha hecho parte de mi vida, y a mí me encanta. En pos de eso he armado y rearmado mi vida un montón de veces”. Actualmente su deseo es no seguir moviéndose tanto, tratar de quedarse más quieto: “Pero uno nunca sabe, porque hay empresas a veces que te llaman, te hacen entrevistas y te ponen en un compromiso. Se sacrifica mucho lo relacional, lo personal”, agrega.

El modo en lel que el IES sigue formando parte de sus recuerdos hace que esta escuela también se enorgullezca con lo que supo potenciar con sus aprendizajes. Germán resulta un gran ejemplo de dedicación y de compromiso con la pasión por conocer y animarse siempre un poco más.

Nota de la editora:
Estimado lector: son tantos nuestros egresados que están haciendo cosas interesantes que seguramente nos vamos a olvidar de un montón de ellos. Si conocés a algún egresado del IES cuya historia pienses que valga la pena contar o si te parece que tu propia historia como egresado es valiosa para presentar en esta sección de Modo IES, no dudes en escribir a: larevistadelies@gmail.com.

image_pdfimage_print