La vigencia del Poema de Mío Cid: un análisis literario

Durante 2021, los alumnos de 5° año realizaron en el marco de la asignatura “Lengua y Literatura” un trabajo de escritura académica. Se trató de una actividad con diferentes etapas, en las que la Prof. Melina Navarro Frutos los acompañó en la lectura compresiva, análisis literario y reflexión en torno a la obra literaria el Poema de Mío Cid. Los alumnos elaboraron un breve texto expositivo-explicativo para dar cuenta de la vigencia de una obra que surgió en la sociedad española en el siglo XI y todavía interpela a los lectores. Acercamos, a continuación, el trabajo que realizaron los alumnos Tomás Ordóñez, Nicolás García y Gonzalo Villafañe.

El Poema de Mío Cid

El cantar del Mío Cid fue el primer texto literario escrito en lengua romance-castellana, que se origina durante la reconquista española, periodo en el cual se produjeron luchas que durante 8 siglos llevaron a cabo los reinos cristianos de la península Ibérica contra los reinos musulmanes de la misma, su o sus autores son desconocidos, pero podemos darnos una idea de que aquel que escribió la obra era un Clérigo o un Trovador, ya que eran los únicos que sabían leer y escribir en aquella época.

El poema narra las hazañas heroicas que cuentan los últimos años de vida del Caballero Don Rodrigo Díaz de Vivar. Sin dudas cuando hablamos del cantar de gesta el primer poema en el que podemos pensar es en el cantar de Mio Cid, que fue muy importante y conocido en la época, y que a pesar de los siglos sigue vigente siendo muy aclamado en la literatura española.

Debemos saber que el cantar de Mio Cid es un cantar de gesta, un género narrativo en verso que tuvo su aparición en la edad media, son narraciones basadas en la épica, que se caracterizan por transmitirse de boca en boca, sobre todo por los juglares, y que narra las hazañas de un héroe cuyas virtudes representan modelos para un pueblo.

Los tres cantares

El cantar de Mio Cid trata el tema del honor, un valor de gran importancia para la gente de la época. La necesidad de recuperar la honra perdida es lo que da impulso a las hazañas cometidas por el héroe.

El poema se divide en tres partes o Cantares. El primer cantar comienza con el destierro del Cid, primer motivo de deshonra, tras una acusación de Robo. El Cid desterrado por el rey, sale de vivir y llega Burgos donde nadie se atreve a darle hospedaje por temor a las órdenes del rey. Luego de esto se encamina hacia la frontera de Castilla y establece su plan para derrotar a los moros, no sin antes despedirse de su mujer e hija dejándolas en Cardeña.

En el segundo cantar se narra como el Cid marcha sobre Valencia habiendo conquistado muchos territorios. Minaya en órdenes del Cid se presenta frente al rey Alfonso con un gran botín que él acepta y decide perdonar al Cid. El rey le concede el permiso para que su familia se reúna con él. Los Infantes de Carrión, atraídos por la riqueza del Cid, piden a sus hijas, Elvira y Sol en matrimonio.

El Cantar de la Afrenta de Corpes narra cómo los infantes, para vengarse de los insultos de los hombres del Cid, se muestran cobardes y brutales agrediendo a sus esposas en el robledo de Corpes a su regreso a Castilla. El Cid demanda venganza a Alfonso VI quien convoca las Cortes de Toledo. Los infantes son vencidos en un duelo y las hijas del Cid se vuelven a casar con los Infantes de Navarra y Aragón. El Cid muere en Valencia cubierto de gloria.

Personajes principales

Como personaje principal se nos presenta a Don Rodrigo Díaz de Vivar,  apodado como el Cid Campeador por su destreza en los campos de batalla, un personaje con una enorme lealtad hacia su rey. 

En el segundo cantar vemos el siguiente verso: “lo echasteis de esta tierra, ha perdido vuestro amor: pero aunque esté en tierra ajena, él se las ha arreglado muy bien: ha ganado a Jérica y a la que llaman Onda, tomó a almenara y a Murviedro, que es mejor”. Aquí podemos ver cómo a pesar de ser echado por el rey, debido a una acusación falsa, el Cid sigue luchando contra los moros y conquistando territorios para ganarse su perdón.

El Cid era un personaje que respetaba mucho a sus hombres y tenía en cuenta sus opiniones. Era un gran luchador y un magnífico estratega por lo cual muchos eran los soldados que lo apoyaban. En el poema se nos dice el siguiente verso: “al tomar este castillo un gran botín hemos hecho; muertos los moros están, con vida muy poco veo. Estos moros y estas moras no hemos de poder venderlos, con cortarles la cabeza poca cosa ganaremos, nosotros somos los amos, sigan ellos en el pueblo, viviremos en sus casas y de ellos nos serviremos”, con esto se nos dice que era benevolente por perdonarle la vida a sus enemigos luego de tomar el castillo; en aquella época perdonarle la vida a tus enemigos era considerado un acto de piedad, algo que hoy en día no es visto de la misma forma.

También podemos decir que es un buen padre porque no deja de pensar en sus hijas y en su esposa, y en que no les falte de nada mientras que él lucha. Se preocupa por su seguridad y esto lo podemos ver cuando las deja en en el Monasterio de Cardeña por que pensó que era el lugar más seguro donde poner a salvo a su familia, y en especial a sus hijas.

Como segundo personaje importante está el rey Alfonso VI, hijo del rey Fernando I y de su esposa, la reina Sancha de León. En el segundo cantar el rey meditó y luego dice: “Yo desterré al buen campeador; y a pesar de que yo le hice mal a él, mucho bien me hizo el a mí”, donde se nos muestra como al rey solo le importaba el cid cuando este representaba un valor para él. El rey solo mostraba un interés político en el Cid ya que solo lo trata de buena manera cuando le sirve y no dudaría en desecharlo cuando ya no le sea de utilidad, para Alfonso el Cid era solo un vasallo.

Los últimos dos personajes importantes serían los infantes de carrión, quienes eran unos nobles oportunistas que quieren aprovecharse de las riquezas del Cid tal como lo expresa el siguiente verso: “los negocios del Cid prosperan mucho; pidamosles a sus hijas para casarnos con ellas; Seremos más ilustres y aumentará nuestra importancia. con esta determinación secreta llegaron ante el rey”. Fue así como le propusieron al rey la petición de casarse con las hijas del cid, el rey aceptó pensando que esto le traería honor al cid. Alfonso se lo comentó al Cid y este no tuvo otra opción más que aceptar porque este nunca le decía que no al rey. Los infantes vivieron un tiempo con el Cid donde recibieron burlas e insultos de sus hombres ya que estos se mostraban cobardes huyendo de las batallas o quedandose atras de la misma. Es por esto que deciden vengarse torturando a sus hijas.

Podemos ver que los infantes aparecen caracterizados como absolutamente viles y siniestros, cuchicheando siempre entre ellos y absolutamente despojados de toda virtud. Se casaron solamente por un interés económico en las riquezas de alguien más, algo que hoy en día sigue sucediendo a pesar de la gran diferencia en la época.

La cultura en la época y sus similitudes con el presente

En la época de la reconquista eran muy comunes los conflictos debido a la religión, ya que la gente era muy apegada a la religión y cualquiera que estuviera fuera de dicha religión era considerado un hereje. Esta creencia estaba impuesta también en el Cid, desatando la lucha contra los moros.

La religión cristiana sigue vigente en la actualidad siendo la de mayores creyentes, sin embargo la mayoría de la gente no tiene el mismo fervor por el cristianismo y mayormente no discriminan a las otras religiones pensando que sos enemigos; es por esto que comúnmente no se liberan guerras por temas religiosos, aunque siempre existe la excepción.

Otra forma de vida que la gente respetaba mucho eran las clases sociales y la existencia de una autoridad máxima mayormente conocida como el rey que en este caso sería el rey Afonso VI. Estas clases sociales están fuertemente marcadas en dicha historia a dónde vemos a el Cid como un vasallo del rey que obedecía sin queja alguna a las órdenes del rey, mostrando una lealtad enfermiza para nuestra época. También se puede observar está obediencia absoluta al resto de la gente por ejemplo cuando se niegan a darle asilo al Cid por las órdenes del rey.

Hoy en día siguen estando marcadas la clase sociales pero no marcan la superioridad absoluta de una clase sobre otra, y además si naciste en una determinada clase puede seguro avanzar a diferencia de antaño determinaba cómo ibas a vivir el resto de tu vida. A pesar de los cambios y avances rotundos en la sociedad, algo que podemos seguir viendo en algunos países como España e Inglaterra es la existencia de monarquías con un rey como la autoridad máxima, cargo habitualmente vitalicio al que se accede por derecho y de forma hereditaria.

El Poema de Mio Cid tenía un fin político con el objetivo de establecer una figura heroica para motivar y atraer a los jóvenes a alistarse en el ejército ya que entre más personas tuviera más poderoso en términos de ejército sería el reino.

Conclusión

Como conclusión podemos decir que el poema del Mio Cid es un cantar de gesta que fue muy popular en la Edad Media, que relata las hazañas del héroe Don Rodigo Díaz de Vivar. Se transmitía de boca en boca por lo que era muy común que los juglares cantaran este poema.

El escrito fue hecho por miembros de la nobleza y por ende políticos con un objetivo propagandístico de alentar a los jóvenes a alistarse en el ejército. A pesar de los siglos sigue siendo aclamado por la literatura española, ya que se escribió en un periodo muy importante para España como lo fue la Reconquista. Esta historia además tiene muchos valores y creencias que, a pesar de los cambios y el avance del tiempo, siguen vigentes hoy en día; aunque claro no con esa importancia que tenía en aquella época.

image_pdfimage_print