Egresados del IES hoy: Catalina Sabella, recorrer el mundo con la danza

Una vez más nos acercamos a historias que tienen al IES como uno de sus personajes. Son historias que hablan de pasiones, de vocación, de tener el valor de arriesgarse a más para perseguir un sueño. Catalina Sabella es una joven bailarina egresada del IES, que supo llevar su arte por varios países, y que hoy reside en Turquía. Desde allí, nos cuenta cómo fue su paso por nuestra escuela.

Catalina egresó del IES en 2017, como Bachiller con Orientación en Ciencias Sociales y Humanidades. Su paso por la escuela secundaria está estrechamente unido a su formación como bailarina. En varias ocasiones, su actividad escolar estuvo atravesada por compromisos profesionales, y el IES se destacó por ofrecer su apoyo a la estudiante. En ese sentido, Catalina reconoce: “En el IES supieron acompañarme y ser flexibles con respecto a mi formación y carrera. Durante esos años obtuve becas en otras provincias, así como también al exterior (Brasil, España) y siempre se pudo dialogar para llegar a un acuerdo para continuar con mi formación escolar a la par de mi carrera como bailarina”. Lejos de ser un detalle anecdótico para Catalina, este acompañamiento del IES hizo que su historia fuera diferente a la de sus colegas: “Muchxs bailarinxs terminan por dejar la escuela o estudiar desde casa”, explica. Su paso por el IES está plagado de buenos momentos junto a docentes y preceptores, al punto de que recuerda con cariño a todos ellos por la gran relación que supo forjar. A varios años de haber egresado del IES, la bailarina reconoce que la formación en su Orientación determinó gran parte de sus intereses y de su formación como persona: “Me abrió la cabeza y despertó mí interés por la sociología y las ciencias sociales en general”.

Luego de su formación en el IES, Catalina comenzó a estudiar Sociología en la UNC, pero al poco tiempo decidió dedicarse exclusivamente a la danza: “Tomar esa decisión no fue fácil, pero hoy entiendo que fue la correcta. A partir de ese momento se me abrieron muchas puertas, conseguí trabajo en el exterior como bailarina, viví en China por varios meses y pude viajar y conocer un montón haciendo lo que me gusta”. Al igual que muchos artistas, Catalina vio seriamente afectado su trabajo durante la pandemia, en especial los que estaban viviendo en el exterior: “Significó una pausa muy grande. Por eso mismo me dediqué a continuar con mí formación y también empecé a estudiar la Licenciatura en Cine y Artes Audiovisuales en la UNC”.

Actualmente Catalina trabaja como bailarina en Antalya, una ciudad turística de Turquía, situada en la costa del Mar Mediterráneo. El lugar en el cual se desempeña le permite vivir y trabajar junto a artistas de muchísimas nacionalidades. Esta diversidad hace que su rutina sea bastante interesante. Sin embargo, vivir en el exterior no es tan fácil como puede parecer: “Te permite conocer nuevas culturas, diferentes formas de vida, lugares históricos y hermosos, pero no todo es lindo. Por momentos es difícil”. A modo de ejemplo, Catalina recuerda especialmente uno de los países en los que vivió y trabajó: “Una de las experiencias más difíciles fue vivir en China, todo era absolutamente diferente, inentendible, inexplicable. Por suerte siempre me animé a probar cosas nuevas, explorar la nueva cultura y aprender de ella, hasta que un día sin darme cuenta sentí que ese lugar era mí hogar”.

Para los próximos años, Catalina tiene planificado seguir viviendo de su pasión, de aquello en lo que tanto se formó: “Si es en contratos en el exterior, mejor, para conocer nuevos países mientras hago lo que me gusta”.

Los docentes y compañeros que la recuerdan en sus días de estudiante secundaria seguirán su notable trayectoria como artista.

image_pdfimage_print