Leer y escribir el mundo: alumnos escriben finales alternativos del cuento “Laberinto de espejos”

En el marco del Proyecto Leer y Escribir el mundo, desde las escuelas cordobesas, el Departamento de Lengua y Literatura del IES se encuentra abocado a la propuesta institucional presentada para el presente ciclo lectivo: fortalecer el proceso de escritura de textos literarios y no literarios.

Dentro de dicho marco es que en 1° año D, a cargo de la Prof. Gabriela Rodríguez, se trabajó con una consigna de escritura creativa y colaborativa. La misma consistió en escribir un final alternativo para el cuento “Laberinto de Espejos” de Esteban Valentino. De esta manera, y a partir de la explicitación de pautas claras y el acompañamiento docente en el proceso, los estudiantes transitaron sus primeros pasos como estudiantes/escritores.

Compartimos algunos de los trabajos realizados con ilustraciones originales de cada grupo. Antes, invitamos a leer el comienzo del cuento de Valentino, para comprender la creatividad de cada propuesta.

Final alternativo 1

Autores: Jenaro Araoz Prosman, Martín Barbosa, Nahuel Gómez, Nahuel Pazos.

De pronto, en el espejo vi que el perro se acercaba a mí. Cerré los ojos esperando una fuerte mordedura en la pierna que, seguramente, me dejaría muy dolorido, pero no ocurrió, solo comenzó a lamer a mi compañero.

– Fede, nos salvamos es cariñoso- dije aliviado.

– ¡Qué suerte que tuvimos! sigamos caminando- contestó Fede.

Continuamos el recorrido con el rottweiler. Llegamos a un camino sin salida y empezamos a ver los espejos desde otro ángulo, descubrimos un patrón- gracias al libro que leí sobre cómo salir de un laberinto- y logramos encontrar la salida. Así, sin pensar y aterrorizados nos fuimos a nuestras casas. Al llegar, exhaustos, y con miedo nos dormimos unas cuantas horas.

Sin embargo, al despertar me di cuenta que todo era un sueño y que seguíamos en el laberinto de espejos. Estaba decepcionado y Fede me animó a seguir, aunque yo pensaba que era un bucle sinfin, o sea, que íbamos a repetir los mismos lugares. Intentamos salir de todas las formas posibles. Después de un tiempo, defraudados y agotados, nos apoyamos en un espejo, repentinamente, se derrumbó y caímos al piso, descubriendo así la salida del laberinto.

Fin


Final alternativo 2

Autoras: Ema Galliano, Lucila Cáceres, Morena Pérez y Oriana Castillo.

De repente, aparece una chica corriendo atrás del perro y lo detiene a tiempo, nos pide perdón y nos cuenta que es suyo y que están ahí hace mucho tiempo. Al igual que nosotros no puede salir de ese perturbador lugar.

No confiamos en ella, pasamos más de dos horas en el laberinto. Finalmente, pudimos salir al mundo exterior rompiendo los espejos. Fue en ese momento que me miré en un pedazo de espejo roto y para mi sorpresa, me di cuenta que nos veíamos diferentes.

– ¿Qué te pasó Matías? Te ves más grande- dijo Fede.

– Sí, yo también te veo distinto- respondí.

Salimos a través de una puerta y lo primero en lo que nos detuvimos fue en un cartel con nuestras fotos que decía: Desaparecidos hace cuatro años.¡Pero solo estuvimos dos horas! – dijo Fede.

No terminábamos de reponernos, cuando nos dimos cuenta que la chica y el perro ya no estaban. La puerta estaba cerrada. Y la herida en mi mejilla había desaparecido.

Fin

image_pdfimage_print