“Lo que el sonido se llevó”: un proyecto de matemática sobre contaminación sonora

En 2019, los estudiantes de 6° año de la Orientación en Ciencias Naturales realizaron un proyecto dentro del espacio curricular “Matemática”, bajo la guía de la Prof. Mónica Aguilar y el Prof. César Losada. El tema del proyecto titulado “Lo que el sonido se llevó” consistió en medir el grado de contaminación sonora en el que viven los vecinos de Carlos Paz. Este trabajo fue expuesto días atrás en el Primer Encuentro Provincial de Enseñanza de la Matemática.

La idea surgió durante el abordaje del tema “Estadística”, como resultado de pensar de qué manera esta herramienta podría ser útil a la sociedad carlospacense. Los alumnos advirtieron que en ciertas calles de la ciudad era casi imposible conversar por distintos ruidos. El Prof. Losada organizó a los estudiantes en grupos para cubrir todas las esquinas de la ciudad y medir la contaminación. Para eso, tuvieron que descargar una aplicación para medir la altura de los decibeles, teniendo en cuenta que la Organización Mundial de la Salud entiende por contaminación sonora la presencia de ruidos molestos, ensordecedores o constantes, así como a la proliferación simultánea de ruidos excesivos en un área determinada, afectando de manera negativa la calidad de vida de los seres humanos y los animales. Según esta fuente, 65 decibeles indica el nivel de lo molesto y 75 decibeles produce un daño al organismo.

Las lecturas de los alumnos se realizaron durante 10 minutos en horarios de concurrencia media, precisando los máximos, mínimos y promedio. Cada grupo trabajó ciertas zonas de acuerdo al lugar donde vivían, hicieron el promedio de todos esos datos, y luego se juntaron esos datos en un documento de drive. Posteriormente, se empleó la herramienta My Maps de Google, que permite hacer mapas con información personalizada, para exponer los resultados.

Como si fuera poco, los alumnos elaboraron una maqueta para plasmar los resultados de una manera más clara y entretenida. Esa maqueta consistió en un mapa de la ciudad, sobre el que se clavaron palitos de distintos tamaño, de acuerdo al tamaño de la contaminación sonora: a mayor contaminación, más largo el palito. Por último, se colorearon las calles de acuerdo al grado de contaminación, teniendo siempre en cuenta los colores homologados a nivel internacional: rojo para mucha contaminación y amarillo suave para la menor contaminación. El grupo que realizó la investigación expuso su producción en la Feria de Ciencias de 2019.

Los autores del trabajo en la Feria de Ciencias de 2019

El trabajo realizado por los estudiantes y la forma de abordarlo desde el rol docente fue recuperado por el Prof. Losada en la exposición que realizó en el Primer Encuentro Provincial de Enseñanza de la Matemática el día 26 de agosto del presente año.

image_pdfimage_print