“Cuidame, yo te cuidaré”: un artículo sobre emociones, por alumnos de 6° año

En el marco de la asignatura “Problemáticas Éticas y Políticas”, los alumnos y alumnas de 6º año Orientación Ciencias Sociales confeccionaron una lista con problemáticas que los interpelaban de la actualidad, analizando valores y concepciones éticas y morales que tiñen las mismas. De este listado, surge el interés por tener conocimiento sobre Inteligencia emocional. La Prof. Vanina Colella, docente a cargo, abordó esta temática propuesta por el alumnado desde la Educación Sexual Integral para articular aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos.

En un primer momento, los estudiantes indagaron sobre qué son las emociones, detectando y nombrándolas en base a una imagen llamada “rueda de las emociones”, donde se encuentran en su centro las emociones primarias y hacia afuera se desprenden las demás. Usando esta rueda, los alumnos pudieron armar narrativas de escritura libre de forma individual para expresar experiencias vinculadas a estas emociones, relatos que luego fueron insumo para abordar la gestión emocional, entendiendo el recorrido que realiza nuestra psiquis para interpretarlas. Como paso posterior, los alumnos organizados en grupos pensaron  intervenciones para socializar estos conocimientos nuevos, surgiendo así juegos e incluso esta nota para Modo IES.

Resulta fundamental desde el rol docente garantizar el acceso a esta información que, además de ser un derecho, es parte de la tarea de formar a los ciudadanos del mañana. Poder brindar herramientas para reconocer, nombrar y gestionar el sentir es una instancia que habilita a la validación y valoración como personas dentro y desde el ámbito educativo, para conformar una sociedad más empática.

Compartimos, seguidamente, uno de los trabajos producidos en el curso

Cuídame, yo te cuidaré

Autores: Franco Liendo, Luciano Díaz, Azul Olguín, Gabriel Cavero, Emanuel Meana y Drazen Raicevich

¿Por qué deberíamos saber sobre nuestras emociones y cómo gestionarlas? Principalmente para poder entendernos y conocernos a nosotros mismos, ya que a la larga es otro tipo de conocimiento, uno más introspectivo. El conocerse y entenderse mejor te permitirá comunicar mejor todo lo que ocurre dentro tuyo, esto te permitirá evitar conflictos, te ayudará a solucionar problemas, y a la vez te será más fácil el ponerte en el lugar del otro, ya que una vez que entendés algo acerca de cómo sos vos, se te otorga la capacidad para comprender que en el interior todos somos un mundo, y se logra ver un poco cómo es la otra persona.

A nivel personal, cada uno de nosotros aprendimos a conocernos y entendernos un poco más y poder darle nombre a ciertas emociones, ya que aquello a lo que no le doy un nombre no existirá en la medida que yo no lo reconozca como tal. Aprendimos a responder a las preguntas ¿por qué me siento así? ¿me gusta sentirme así? ¿la situación que estoy pasando es realmente tan mala para mí o solo son mi perspectiva y las connotaciones que yo le agrego a la situación lo que me hace sentir de esta forma? Las dos primeras preguntas son bastantes personales y situacionales, pero en cuanto a la última pregunta, en base a lo que experimentamos en clase, te recomendaríamos que escribas todo aquello que pasa por tu mente, la situación, las emociones, juicios y connotaciones que le agregás a la situación y cómo estas dos últimas cosas afectan en tu sentir. Este ejercicio te permitirá ver todo ese “caos” en tu interior desde una perspectiva más terrenal y menos caótica, y ver si en verdad la situación es tan mala como es o solo son tus juicios lo que te afectan.

El ver ese sistema caótico de forma más “ordenada” te brindará la posibilidad de expresar de una manera asertiva y no agresiva lo que está ocurriendo y desde este punto de vista no lastimarás al otro ni a vos mismo, creando así una relación con vos mismo y el “mundo exterior” mucho más sana, que evitaría muchos problemas y emociones negativas. Emociones negativas las cuales tú decidirás cuáles son y si expresarlas o no, porque así como está bien expresar, también lo está el no querer hacerlo. Si vamos al meollo del asunto, no hay una manera correcta o incorrecta de sentir, solo sucede, existe, así como uno mismo. Solo hay que saber cómo canalizar todo aquello para poder tener una vida mejor y no dañar al otro ni a vos mismo.

Conclusión

Lo mejor que podemos sacar de este trabajo es que es una herramienta muy importante el entenderse y comprenderse de manera amplia, tal y como lo permiten estos conocimientos. Estos nos ayudan a poder crear una sociedad más “saludable” emocionalmente, en la cual nos entendemos los unos a los otros, consiguiendo así evitar peleas, discusiones y malentendidos, porque una vez lográs ver tu mundo interior y entenderlo, sos capaz de vislumbrar el del otro. En pocas palabras, cuidense y ámense profundamente.

image_pdfimage_print